¡TA CHAN! ¡Bienvenidos! Las cronicas del músico comienzan, hoy: 1º Ediciòn del Festival de les arts en Valencia..

DSC05316

Hola querido y atento lector, me presento: Soy Adrián Marín, aunque mis amigos, me llaman Rustin. Soy músico, productor y el editor de RW radio digital, y ahora como estas leyendo y proximamente escuchando, el encargado de que apartir de ahora te enteres de que tal ha estado ese festival al que no pudiste ir, o al que fuiste y no te enteraste por motivos… etílicos, o quizás aquel festival al que fuiste, te pareció una castaña y querias ver la opinión de otro para acompañar tu ira asesina hacia el muro de tu facebook, o simplemente, te lo pasaste de puta madre y quieres fardar en tu muro de facebook de que otro se ha hecho eco de ese festival al que fuiste, para dar envidia al resto de desgraciados que no fueron.

Pero ¡OJO! ávido amigo yo lo haré desde el punto de vista de un músico, nombrando quizás algunos detalles, que otros no destacarían pero que son tremendamente importantes. Para que la próxima vez que vayas a un festival, te fijes en detalles que no todo el mundo ve.

Así que hecha la presentación, comencemos con el mejunje. Viernes 5 y sábado 6 de junio, fechas tremendamente conflictivas para hacer un festival ¿Verdad? Probablemente este dato junto con algunos solapamientos entre conciertos son las dos unicas  quejas que puedo tener de este festival en cuanto a organización. Para ser su primera edición, chapó, mi enhorabuena mas absoluta.

Mi jornada comienza a las 2 de la tarde del viernes con un magnífico concierto en acústico sorpresa de Lori Meyers en una céntrica taberna de la ciudad de Valencia, lo cual implicó que llegase a la ciudad de les arts mas tarde de lo que me habría gustado, no obstante llegué justo en el momento en el que las cosas parecían mas calmadas, y pude disfrutar de una fresca cerveza mientras esperaba el comienzo del concierto de Leon Benavente mientras escuchaba de fondo a La Bien Querida, concierto que a mi parecer, fue algo soso, mas típico de un emplazamiento cerrado que de un festival.

Una vez termino La Bien Querida, comenzó Leon Benavente con un directo fuerte, mucho mas de lo que podría haber esperado. Se me hizo un tanto curiosa la distribución que llevaban dentro del escenario, teniendo el vocalista dos pianos a tomar por saco de su posición central, haciendo que basculara la atención al rededor de toda la banda, curioso experimento. Obviamente no faltaron temas como “Ser Brigada” dentro de su repertorio.

DSC05310

Foto desde primera fila de Leon Benavente.

Continué el periplo musical con el concierto de Dorian, en el escenario Heineken, el mas grande, del cual tengo que destacar el buenísimo sonido que desprendía el equipo instalado, instalación muy adecuada la de este festival. El concierto de Dorian, aunque correcto, se me hizo bastante largo y monótono, pero todo muy correcto oigan, nada destacable aparte de la decoración usada en el escenario.

DSC05312“Toa la pipol” yendo al escenario Heineken

Tras Dorian, llegaba el concierto que seguramente mas me sorprendió, Triángulo De Amor Bizarro. Guitarrera acción con mucha marcha y piña para diestro y siniestro, ritmos rápidos con un toques muy punkis que me agradaron mucho. A partir de ahora los seguiré mas a menudo.

Tras el ritmo frenético de los bizarros, llego la primera banda internacional del festival, Everything Everything. TREMENDOS, si, con mayusculas. Superaron cualquier expectativa que había depositado en ellos, desde el vestuario hasta el repertorio, buenísimos, tocando temas de su nuevo disco, brillaron haciendo que los grupos posteriores, no fueran tan impactantes.

DSC05355El “selfie” de rigor desde el vip, disfrutando de un buen show.

El grupo directamente afectado por el brillante show de los de Manchester, fue Second, que aun teniendo un muy buén directo, del cual disfrute bastante, quedo algo ensombrecido tras la actuación de los ingleses. No obstante, me pegué un par de bailoteos escuchando temas como “2502”, bastante correctos.

DSC05361

Mas cerca imposible che, casi podía robarle la telecaster al guitarra.

Tras Second, la multitud se agolpó cuales zombies hambrientos en el escenario principal para el concierto de la banda que mas publico congregó con diferencia el viernes, Supersubmarina. Momento que aproveche para ir a por la cena, y para verlos desde el vip. Un gran concierto desde luego, a estas alturas no es una sorpresa que Supersubmarina haga un buen directo. Como detalle que destacaria como músico, no se si es moda o tendencia, pero todo el mundo usaba Fenders Telecasters, pero curiosamente todas estaban modificadas, lo que me da a creer que es mas tendencia, porque si te compras una “tele”, es porque te mola el sonido tele, no para que suene como una Les paul por ejemplo.

DSC05392

Oportunidades para robar telecasters no me faltaron.

Tras la actuación, me tome un descanso, pase por Bigott, pero los constantes fallos técnicos y de sonido me hicieron no disfrutar del concierto, sin embargo, The Wave Pictures, estuvieron mas correctos. Tampoco pude verlos en exceso, preferí reservarme para el supuesto plato fuerte, que ni lo fue, ni mereció serlo. Hablo efectivamente de The Sounds.

10390029_10206857446057458_4392228381412694730_n

Literalmente, lo único bonito del concierto, las piernas de la vocalista, FIN.

El concierto fue bastante decepcionante, no me inspiró nada digno de ser de cabeza de cartel, desde la escenografía hasta la permanente sensación sospechosa de que la cantante hacia semi playback, (estar gritando con cara de me estoy sacando un moco y con la boca apenas abierta es mas típico de un pastor de pueblo, hija mia). A la gente le gustó, a mi personalmente, NO.

Contrariado, me marché a casa aunque con la sensación de haber pasado una buena tarde/noche, tratando recapitular cada momento de la tarde y con ganas de que llegase el siguiente dia. También he de decir que aluciné desde el primer momento con la organización. Tremendamente bien para ser el primer año, aunque por ejemplo, los solapamientos me impidieron ir a ver a bandas como Full, que tocaba a la vez que los Everything Everything, una pena.

Al dia siguiente, me lleve la càmara buena, BIEN.

El sábado comenzó para mi con la actuación de Jero Romero, me gusto bastante el espectáculo que dio el toledano con su banda, un buen comienzo en el escenario principal auguraba un dia que seria bastante mas sorprendente para mi. Eso si, de viernes a sábado, la tendencia no cambia, mas telecasters. Pero bueno Jero Romero, bien.

Aquí almenos había algo mas de variedad, pero insisto, too much telecasters.

Tras coger un buen sitio en el autobús de negrita, mojito en mano, me dispuse a ver a Carlos Sadness, el cual no había visto todavía en directo, y el cual me sorprendió muy gratamente con un directo muy divertido y con bastante buen rollo, compenetrado totalmente con su público y hasta con invitados como Dulceida, que subió a cantar “Miss Honolulu”.

Gente y buen rollo, y no, aquí no había telecasters, algo de variedad.

Tras Carlos, llegaba uno de los platos fuertes de la tarde, la afluencia de público anticipaba un conciertazo, y es que cuando uno sabe que tiene delante a los IZAL, sabe que tendrá una horita de disfrute sobre el escenario. No solo del público, sino de los propios músicos, que muestran sin pudor disfrutar con lo que hacen, no faltaron a la expectativa y cumplieron. Eso si, me gustaría saber la de veces que cambia la cejuela de sitio el cantante, y por donde sale el cable de su hukelele, porque yo, almenos, no lo vi. Ah, y mas telecasters.

No, si mal no se lo pasan estos de Izal.

Tras hacer un parón, para cenar y hacer migas con gente y hacer buenos amigos viendo el futbol,(Adri, si lees esto un abrazo y gracias por la hamburguesa, te debo una para la próxima), me quede esperando a que comenzara Band of Skulls, banda que si por una parte, me encantó, por otra parte me dio rabia, por la poca afluencia de público a pesar de ser una de las bandas top del festival. El trio inglés me dejó destrozado el cuello de tanto mover la cabeza, muy buen directo y muchas ganas.

Bonita Gretsch, la tralla que dio con ella, mereció bien un cambio de cuerdas.

Llegaba el turno de los veteranos La habitación roja, los cuales con un espectáculo que denostaba su gran experiencia sobre los escenarios tras 20 años de carrera, gran espectáculo lleno de clásicos y con una gran puesta en escena. Todo un lujo, que una banda de la tierra valenciana haya tenido una carrera tan fructífera, y que siga demostrando un gran potencial.

Bonita Rickembaker, todo sea dicho.

Seguido de los valencianos, llego el turno de Lori Meyers, y como era de esperar, lleno hasta la bandera, y como ya demostraron el dia anterior en el acústico, directo de lujo, con setlist de gala y una ambientación espectacular, clásicos como “Mi realidad”, “Luces de neon” o el tema con el que cerraron el concierto “Emborracharme”, nos hicieron saltar como locos a los presentes.

¡Una Jaguar! Parece que comienza a haber variedad.

Terminé el festival, con la actuación de The Wombats, que como ya hicieron en el Arenal Sound este 2014, hicieron las delicias de los asistentes con un show potente, divertido y con mucha piña a diestro y siniestro. El broche de oro a un dia que en general, superó al anterior y cerró la segunda y ultima jornada del primer Festival de les arts.

¡Toma contraluz!, si es que estaban muy iluminados estos Wombats

Como conclusión, un festival como este debería repetirse año tras año, Valencia se lo merece. Al fin y al cabo después de tantos años esperando a tener un festival decente, nos debían algo así. Felicitaciones a la organización. Como detalle que me encantó, el showcase de Heineken en la zona vip, donde pude disfrutar de actuaciones en acústico tras los conciertos de bandas como Second o La Habitación Roja entre otros. Y como notas negativas, aparte de los solapamientos, y el calor, la dificultad para conseguir ciertas entrevistas. Por lo demás, si repiten así de bien, el año que viene tendremos un festivalazo.

Anuncios